En estos días, turbulentos en buena parte del mundo -turbulencia de la que no escapa el sistema educativo que ofrece la educación obligatoria para los ciudadanos-, vemos que hay gente empeñada en #RepensarLaEducación (*). Cada quién desde un ámbito, o trinchera particular -dependiendo de su disposición a construir y compartir-, y obviamente, con sus propios focos, enfoques y énfasis.

Bueno, también hay gente y organizaciones del sector, y con proyectos en el sector, dedicadas a repensar y reconstruir la educación desde hace mucho tiempo, con potentes aportes, interesantes y oportunos.

Antes de seguir, adelanto que veo a la educación como un proceso complejo, de construcción a partir de interacciones, y permanente -en todo momento y a lo largo de toda la vida-, que puede ser intencional o no, y tiene objetivos específicos y generales, pero siempre múltiples que varían personal, social, y contextualmente. (Para los estudiosos y eruditos en educación, aclaro que al inicio de esta afirmación dije “veo”, para darme la licencia de expresar mi opinión, sin pretensiones académicas o de definiciones formales)

Repensar la educación, partiendo de esa visión, implica, entre otras cosas, el reto de incorporar la complejidad como atributo de la educación, de las organizaciones y del proceso educativo. Es por eso, que quiero compartir con Ustedes unas reflexiones surgidas a partir de mi lectura de un intercambio de tuits hecho con la etiqueta #RepensarLaEducación .

Aquí la captura del intercambio:

captura intercambio tuits

(Ah, un paréntesis: si les llamó la atención, les sugiero echar un ojo a la etiqueta (*) y también curiosear el trabajo de @mazzato denominado Transmedia Mind, comenzando por el abrebocas que está en el enlace).

Mis reflexiones:

Al “ver” el aula y al maestro, ese chico también “aprende por imágenes”. Sólo que lo que ve en el aula ya no le interesa y lo que ofrece el maestro, no lo conecta con algo que tenga significado para él. En términos generales, lo que ve en su entorno le resulta menos atractivo que lo que ve en su dispositivo.

Las imágenes de su dispositivo le permiten conectar realidad con fantasía, le permiten incorporar imaginación en la interpretación, le permiten identificar, identificarse y construir significados.

Pero además, el dispositivo tiene múltiples funciones y aplicaciones que le permiten trasladarse, sentirse dentro de la imagen y participante de lo que en ella sucede. Tiene imágenes reales en tiempo real (vlr) y tiene realidad virtual y aumentada, en las que puede participar o con las que puede participar, interactuar y tejer relaciones. Y eso, sin contar con la realidad mixta y la extendida, que por ser combinaciones de ellas, paradójicamente están menos extendidas y tecnológicamente, más en pañales.

Las funciones y conexiones que el estudiante tiene a través del dispositivo, le permiten acceder a múltiples recursos, información y datos, en los que puede perderse o distraerse, y también profundizar en lo que le interesa. Perderse, distraerse o profundizar, es una decisión que toma libremente el estudiante, pero que depende de su interés en el contenido y de su capacidad para encontrar y seleccionar información útil, sólida y valiosa, en lugar de un mar de datos inmanejable, o de información superficial y hasta falsa. Ese interés se despierta y esa capacidad se construye. Ambas cosas se pueden y deben promover desde el sistema educativo.

El estudiante puede, aprovechando los alcances de las conexiones, incluso expresar directamente, su opinión y punto de vista al autor de una obra o de un contenido y si tiene suerte, porque el autor responde, la calidad del intercambio va a depender de la solidez de su opinión y de su capacidad para debatir o simplemente preguntar, porque el estudiante puede hacer preguntas y sólo eso, es una ganancia en su proceso de aprendizaje. Hacer buenas preguntas, puede ser tan importante como responderlas. Dar un buen debate, es vital para ordenar las ideas, pero también para cuestionarlas y repensarlas, para reconstruir y renovar su conocimiento. Estas también son habilidades que hoy correspondería a la educación básica ayudar a desarrollar.

El potencial de conexión también es muy atractivo para ser y formar parte, expresarte, comunicar e interactuar, para acercarte, tejer y construir con personas en cualquier lugar del mundo. Hay muchas barreras que se perforan a través de la conexión y los dispositivos.

A esta altura, es más que obvio que concuerdo con los que dicen que la interacción es parte fundamental del aprendizaje. Se aprende siempre en relación con otros. Sea el autor de un libro, el maestro, el compañero de clase, el autor de un video, el escritor de un post, o simplemente el que está al lado, o al otro lado de la pantalla.

La calidad y el resultado de la interacción, depende de los participantes y de los recursos que se empleen. Hay interacciones presenciales que son muy valiosas en el proceso de aprendizaje, porque permiten la incorporación de todos los sentidos; pero también las hay reales, aunque se desarrollen a través de medios virtuales, y hay interacciones artificiales que se realizan con algoritmos y bots, que pueden tener un inmenso potencial en el proceso educativo.

Incluso, hasta hay interacciones mentales -si me permiten utilizar el término así y en este contexto-, que son las que se desarrollan en cada quien frente a información, en la forma que sea. En ellas, la habilidad del estudiante para percibir, reflexionar e interpretar, y también para hacerse preguntas claves, encontrar relaciones, seguir argumentaciones, identificar y hasta discutir conclusiones, le permite construir conocimiento “en solitario”, que no es realmente “en solitario”, sino en interacción “lateralmente pasiva”, con la producción de un autor. (**)

Y no podemos olvidar que estas tecnologías permiten al estudiante, tener el control. Porque puedes aprender con imágenes en televisión o en el cine, pero si tienes acceso a ellas en el dispositivo, no tienes que ir al cine en un horario y lugar específico, ni tienes que esperar que lo que quieras ver, forme parte de la programación de cines o canales de TV. Puedes citar a tus amigos o familiares, a la hora y el día en que todos puedan y proyectar en la pantalla de tu televisor, lo que identificaste y bajaste a tu dispositivo. Puedes parar, retroceder y volver a ver, o adelantar las veces que quieras y puedes compartir tus impresiones, a través de un largo texto, una corta publicación, un tuit, una imagen, un mapa, un video, -por el medio que quieras- con muchos amigos a lo largo y ancho del mundo.

Si apuestas por escribir al respecto o compartir tu opinión, o aprendizaje, puedes hacer trampa, plagiando a otros, o citar las fuentes en las que te basaste para construirla. Esa es una decisión que toma el estudiante de acuerdo a su estructura de valores y a cómo se fomente en la familia y en la escuela la construcción de probidad y honestidad. De hecho, a lo largo de tu formación, frente a una lectura técnica o científica, puedes leer y razonar, investigar más, refutar o profundizar, o memorizar y repetir sin tener idea de lo que dices. Esta decisión también la toma el estudiante con base en la utilidad que le encuentre a lo que estudie, pero también a partir de los incentivos que el maestro le da, incluyendo cómo y para qué evalúa.

El estudiante puede tener la motivación y el control de su aprendizaje, en la medida en la que la escuela se renueve e incorpore elementos que potencien el despertar del interés, la construcción de significados y de conocimientos. Y es aquí donde comprender e incorporar conscientemente, la complejidad en el proceso educativo, es un gran y valioso reto.

Porque, es importante mencionar que no toda la innovación está en la incorporación de las nuevas tecnologías, o en la renovación permanente de ellas –que es como sería más preciso referirse a esa parte del proceso-, sino también, saber combinarlas con las viejas prácticas y tecnologías, útiles y valiosas por el tipo de aprendizaje que promueven.

Por ejemplo, un grupo de estudiantes de bachillerato, puede conectarse a uno de los varios y buenos canales de youtube que cuelgan contenidos sobre ciencia, y ampliar con lo que allí encuentran, lo que leen en sus libros de texto, lo que investigan e indagan navegando por internet, lo que discuten en clase, pero su formación siempre estará más completa, si pueden entrar a un laboratorio y tener una experiencia científica en la práctica. Pueden entregar sus informes de laboratorio al docente, también publicarlos en un blog elaborado en equipo por el curso y pueden compartir y comentar a partir de sus resultados, los videos o las publicaciones que utilizaron como insumos, en el proceso previo. Pueden armar un debate con estudiantes de otras escuelas, en su país o en cualquier otro, en el que se incluya un trabajo similar, o diferente, pero que puedan estar relacionados.

Las capacidades para buscar, colectar, seleccionar y procesar información, para sacarle el máximo provecho, para relacionarla y debatirla, entre otras cosas, son capacidades que deben desarrollarse en la escuela.

Si en lugar de ciencia, el reto incluye arte, puedes meterte en una biblioteca real o virtual, a revisar libros y publicaciones sobre la vida y obra de los artistas; puedes dar paseos presenciales por museos, y contrastarlos con los múltiples y variados paseos virtuales a museos que hoy están disponibles en internet, algunos, en ambos casos, con experiencias de realidad virtual. Puedes ampliar las consultas, contextualizando la vida y obra de los artistas.

Pero si el centro es la literatura, puedes hacer lo mismo que hiciste con la película, esta vez con un libro, digital o en papel, y si tienes a mano el dispositivo, mientras lees en solitario o acompañado, puedes aprovecharlo para indagar sobre algunos conceptos que llamen tu atención, para aclarar dudas, para buscar elementos de contexto, para conocer más sobre el autor o sobre la obra, para comentar, para compartir.

También puedes participar o explorar una experiencia como la convocada con la etiqueta #Dante2018.

dante2018

¿La conocieron? pues con esa sencilla invitación, mucha gente se sintió partícipe y leyó o re-leyó La Divina Comedia, incluso, en algunos casos, se hicieron citas en casas o en librerías para leer el canto del día y comentarlo. Una experiencia de lectura de un clásico, dosificada, disfrutada de diversas maneras y comentada en múltiples formatos y en varios idiomas, en comandita por un gentío, con alcance internacional.

¿Se imaginan lo que se podría lograr, promoviendo experiencias similares o que partan de principios similares, en los procesos de formación en educación básica, entre estudiantes de diversas culturas y países? Podemos imaginar cosas geniales, pero para ello requerimos tener una visión compleja del proceso educativo.

(Bueno, eso sin mencionar aún el potencial de los aportes que se proponen desde la neuroeducación, ni los de la incorporación de la gamificación y del juego –que no es exactamente lo mismo- como parte de las estrategias y recursos de aprendizaje).

Se requiere para todo ello, para hacerlo de forma integral y coordinada, el desarrollo de capacidades de los docentes y de las escuelas, capacidades que incluyen alfabetización digital, innovación en las estrategias, y en las formas de organización, por mencionar sólo algunos aspectos. Se requieren cambios que deben promoverse desde y en las escuelas. Cambios de concepciones y prácticas que deben alcanzar y transformar a la educación y al sistema.

¿Puedes imaginarte algunos de esos cambios?

—–

(*) #RepensarLaEducación es una etiqueta que apareció en unos tuits en los que unas profesoras y buenas amigas me nombraron, así que decidí ver sobre qué se conversaba en esa etiqueta. Echando para atrás, encontré que ha sido usada desde el 2010, por usuarios de varios países, editoriales, revistas, fundaciones, universidades y profesores, esporádicamente y en un par de casos, en intercambios en torno a algún evento. En los últimos años, la “conversación” se restringe a monólogos, aunque, recientemente, pareciera que hay un nuevo esfuerzo para generar intercambio. En todo caso, los invito a seguir y participar, a construir entre varios, aunque no sean “muchos”, una conversación que nos permita #RepensarLaEducación, incorporando diversas ópticas.

(**) Al respecto, les cuento que nunca olvidaré mis intensos intercambios, hace muchos años, con “José Ramón Ortiz” -a quién no tengo el placer de conocer- cuando leía su libro “La lógica del caos”. Fueron tan intensos y enriquecedores que cuando conversaba con unos amigos sobre lo que estaba leyendo, me refería a los hallazgos en el texto como el producto de mi conversación con el autor. Y aunque esa sensación siempre formaba parte de mi proceso de lectura, esa experiencia me permitió hacer consciente en mi forma de leer, ese mecanismo de interacción mental, -tal como lo concibo en estas líneas-, esa conversación mental con el autor, sobre sus planteamientos, como parte significativa en mi proceso de aprendizaje y de construcción de conocimiento. Claro, siempre se podría pensar que se trata de la expresión de un rasgo de “locura”, pero mis amigos me convencieron que era una forma peculiar de disfrutar el texto.

 

Anuncios

Revisando mi TL en Twitter, esta tarde, me tropecé con el siguiente artículo de @TecNovedosos

6 fenómenos que la física aún no ha podido explicar

Leyéndolo, con el corneteo de fondo por la celebración, anticipada, del fin del año escolar y la graduación de los bachilleres de la zona en la que vivo, se me ocurrió este ejercicio de ciencias y lengua (con el perdón de los amigos de @TecNovedosos) que publiqué como un hilo en mi cuenta de Twitter @olgaramos.

Aquí se los dejo, tal como lo publiqué:

Ejercicio de ciencias y lengua (con el perdón de los amigos de @TecNovedosos)

Lengua: Identifica todos los errores de redacción en el texto, explícalos y propón una redacción alternativa.
Revisa la redacción cuando termines la sección de ciencias.

Ciencias:
– ¿Son esos 6 fenómenos aún no explicados por la física?
– Enuncia de forma clara y sencilla los fenómenos a los que se refiere el artículo. Selecciona 3 referencias -una página web, un video y el capítulo de un libro-, por fenómeno y apóyate en ellas al redactar.

Para realizar la tarea:
– Organízate en equipo y trabaja de forma colaborativa, cuidando que todos trabajen los aprendizajes en las dos áreas.
– Discute en equipo cómo se relacionan los fenómenos entre sí. – Organicen una exposición para debatir en clase, con los otros equipos.

La actividad termina con un taller de trabajo en el aula, en el que cada grupo presenta:

– Sus hallazgos sobre la redacción del texto original.
– La organización y el enunciado de cada fenómeno.
– Las referencias utilizadas en cada caso.

Entre todos y de forma organizada, seleccionarán:
– Una redacción final, entre las propuestas para cada fenómeno, que sea la más clara y sencilla y a la vez, que tenga mejor sustento científico.
– Las referencias más sólidas e ilustrativas por fenómeno.

A modo de cierre, todos compartirán sus aprendizajes y hallazgos, sobre lengua y ciencias, más allá de las actividades específicas del ejercicio; y sobre organización y trabajo en equipo, exposición y debates, evaluación de textos y referencias y toma de decisiones en colectivo.

Hace 5 días publiqué por esta vía: Rembrandt a través de la pantalla… o cada quien con su cristal, a propósito de los comentarios sobre la foto de un grupo de estudiantes en un museo, trabajando con sus celulares, que se hizo viral en el 2014.

Hoy la volví a encontrar publicada en Facebook y un gran amigo, Henry Georget compartió, entre los comentarios a la foto, este artículo, escrito por Mark Molloy (@MarkMolloy99) en enero del 2016.

The real story behind a viral Rembrandt ‘kids on phones’ photo.

El artículo incluye, entre otros, un tuit del 2014, de Lammie Oostenbrink donde publica otra foto de ese día, una muy diferente y explica que la foto que se hizo viral, había sido mal interpretada.

Aquí les dejo la otra foto:

Siempre podemos ver, tamizar, concluir y opinar; o podemos ver, investigar, analizar, concluir y opinar. Todo depende de cuán dispuestos estamos a ajustar o cambiar nuestros cristales.

Ayer, nuevamente, me tropecé por las redes, con la foto de un grupo de jóvenes en un museo, concentrados en sus celulares.

Se trata de una foto tomada por el fotógrafo Gijsbert van der Wal en noviembre de 2014.

Tal como explica el fotógrafo en su cuenta en Flickr, el mismo día que la tomó, la publicó en Facebook y se hizo viral. También la publicó en Twitter y la tiene como tuit fijo en su TL.

Se trata de una foto tomada en el Rijksmuseum, la leyenda dice algo como:

“Nueva generación de visitantes del museo esta tarde en el @rijksmuseum

En su relato en Flickr, el fotógrafo dice que los comentarios a su foto, incluían los que criticaban a los jóvenes por estar más pendientes de whatsapp que de las obras del museo, y algunos que afirmaban que lo que hacían era utilizar una aplicación de libre descarga del museo, con recorridos multimedia de las obras.

(No sé si la aplicación es la misma desde entonces, imagino que habrá mejorado, pero para los incrédulos y los curiosos, pueden ver la referencia y el enlace de descarga aquí. Y como está en la web del museo, también pueden aprovechar para echarle una “ojeada”)

Al respecto, el fotógrafo dijo que aunque esa parecía una buena explicación, en su opinión, si la aplicación estuviera bien diseñada, debería dirigir la atención de las personas desde el teléfono a los objetos en la exhibición.

Honestamente lo entiendo, y quizás en el 2014 esa sería una lógica bastante aceptable. Pero esa lógica pareciera concebir al visitante de un museo, solamente como un sujeto pasivo, que asiste a las exhibiciones a una especie de acto de contemplación.

Como ya saben que soy amante de la tecnología, se imaginarán que viendo la publicación de la foto ayer, en el muro de Facebook de una querida amiga, y leyendo la explicación del fotógrafo, no pude dejar de pensar que la foto es de un grupo de jóvenes estudiantes, por lo que imaginé mi propia versión de los sucesos:

En la foto se aprecia un grupo de estudiantes de bachillerato, que fueron al Rijksmuseum a hacer una investigación sobre la vida y obra de Rembrandt.

La investigación inició ubicando unos datos en esa y otras obras de la sala, orientados por una serie de preguntas elaboradas como acertijos.

Al momento de la foto, los estudiantes que estaban organizados en equipos, ya habían recogido y registrado los hallazgos en una base de datos en la nube que, en ese momento, todos compartían.

Los datos que recopilaron, estaban tanto en las obras, como en material multimedia que se encontraba ubicado en el museo, y que los estudientes podían encontrar y ver, usando Realidad Aumentada.

Con esa base compartida, los estudiantes se orientaron en la búsqueda de las características sociales, económicas y políticas, además de los hechos históricos relevantes durante la vida de Rembrandt, específicamente haciendo énfasis en los momentos de realización de algunas de sus obras.

Para ello, desde la sala del museo, por si tenían que volver a revisar algo que se les hubiese pasado, consultaban publicaciones disponibles en la red, incluyendo revistas arbitradas, sobre la época, e intercambiaban con estudiantes de arte de otras ciudades y países, sobre todo lo encontrado y registrado.

Los estudiantes de arte de las otras ciudades y países, forman parte de un proyecto multinacional de apreciación artística, y su propósito en el mismo, es facilitar el aprendizaje de los estudiantes de bachillerato y proporcionarles perspectivas de visión y análisis diversas. Ellos aprenden más acompañando el aprendizaje de los futuros bachilleres y también enriquecen sus perspectivas y criterios de apreciación y análisis.

Los estudiantes de bachillerato terminaban su trabajo en el museo, con un informe y una batería de comentarios y preguntas que presentarán en clase y en una videoconferencia, programada para la semana siguiente, con un historiador y con un curador del museo. Con ellos conversarán sobre las obras, la vida de Rembrandt y el contexto específico en el que cada obra se realizó.

Lo que no se ve en la foto, es la parte de la actividad en la que los estudiantes examinan las obras orientados por los acertijos y ni en la que conocen datos adicionales que están distribuidos por el museo, a través de una aplicación de Realidad Aumentada. En ella, podían recopilar también datos sobre Rembrandthuis que es el museo dedicado a Rembrandt, ubicado en el lugar donde vivió y trabajó de 1639 a 1658. (Por cierto, la casa del artista fue reconstruida para mostrar cómo era su vida cotidiana en esa época. Su visita era una actividad obligatoria para algunos equipos, pero opcional para los que estaban en el Rijksmuseum, de forma de que los estudiantes se acercaran a la cotidianidad de Rembrandt, desde diversas perspectivas).

Tampoco se ve, la parte de la investigación, en la que los estudiantes, en su salón de clases, caminan por las calles de los lugares donde vivió Rembrandt, usando lentes de Realidad Virtual, para recorrer, primero, Leiden, el poblado donde nació, se formó y comenzó su producción artística, Rembrandt; y luego Ámsterdam, ciudad a la que se mudó en 1631. En los recorridos con Realidad Virtual, el propósito era que los estudiantes pudieran apreciar, con detalle, los lugares que frecuentaba el artista, cuando hacía cada obra.

En una segunda parte de esa investigación, los estudiantes de bachillerato, en equipos con los estudiantes de arte de las otras ciudades y países, estudiarán artistas, de diversas épocas, seleccionados por cada equipo y contrastarán sus obras, el contexto y el estilo de vida, con los de Rembrandt en cada período.

¿Qué les parece esta versión?

——

Dato curioso:

Para ubicar el nombre del fotógrafo, hice una rápida búsqueda de imagen en Google. El Sr Google dijo encontrar “cerca de 25,270,000,000 resultados (en 1.11 segundos)”

El sábado en la mañana, revisando mi TL en twitter, me crucé con este tuit de los amigos de @educacion3_0:

tuit abaco

Aquí el enlace a ese tuit del 24 de marzo de 2018

y, como era de esperarse, no pude evitar leer con detalle el artículo que comparten.

En esta oportunidad, Educación 3.0, nos cuenta sobre el trabajo de Izaskun Fernández de las Heras, quién no tiene cuenta en twitter, pero sí un perfil en LinkedIn, donde se presenta así: “Soy maestra. Me encanta la enseñanza y aprender nuevas cosas cada día. He creado un método para aprender y enseñar ábaco japonés. Soy muy adaptable y trabajo duro para conseguir mis objetivos”.

De acuerdo a lo reseñado por Educación 3.0, el uso del ábaco permite una aproximación más integral al aprendizaje de las matemáticas, porque con él se logra estimular los dos hemisferios del cerebro, “razonando” y “tocando” los números de forma conjunta.

La imagen de aprender matemáticas, al tocar y manipular objetos concretos que representan números, es muy potente. Tener una dimensión táctil de los números, más allá de la visual -en su representación simbólica, en su nomenclatura, o gráfica, a través de imágenes que nos permitan tener la noción de cantidad- y de las dinámicas de las operaciones, es algo tan viejo, pero potente, como milenario es el ábaco.

Es por eso, que me resultó útil e interesante el trabajo de Izaskun, reseñado por Educación 3.0. Pero también me encantó por la posibilidad de invitarnos a reflexionar y pensar en la innovación en educación, desde otra perspectiva.

Y es que en educación hay algunas tendencias que conciben a la innovación, únicamente, como la ruptura radical con todo lo existente, porque “no funciona”; con hacer las cosas de manera totalmente diferente, porque las prácticas actuales “no están dando los resultados esperados”, estimados o aspirados por algunos.

Hay una estrecha frontera entre la vocación por la innovación y el fanatismo por el cambio que puede resultar borrosa y peligrosa.

Se puede innovar haciendo una variación pequeña en el proceso que tenga como efecto un gran cambio en el resultado, o el impacto. Una modificación de unos grados en la perspectiva con la que se aprecia una imagen, puede permitir ver algo que permanece oculto desde otra perspectiva.

Como ejemplo, les dejo este cortísimo video:

 

Es por eso que, especialmente en educación, vendría bien entender que una innovación, puede ser, hacer las cosas bien, es decir, atendiendo a las inquietudes, características y necesidades de los estudiantes, pero utilizando estrategias y recursos que han funcionado, o que pueden funcionar, así sean de milenaria data, como el ábaco.

Analizar el recurso en términos de los procesos que se pueden desencadenar con su uso, escudriñar su potencial pasándolo por el tamiz de los avances en la neurociencia, permite que el maestro tenga una mejor perspectiva sobre su aprovechamiento en la escuela. Todo ello requiere de un maestro con buena formación, completa y actualizada.

Se puede utilizar el ábaco en un proyecto o también, el ábaco como proyecto.

En un proyecto puede servir de excusa para estudiar las culturas y momentos históricos en los que surgió y se utilizó, por ejemplo; y para investigar sobre la dinámica social y económica, en esos momentos, así como, sobre las características culturales de los grupos sociales que lo incorporaron en su dinámica cotidiana.

Como proyecto, analizar como está construido el ábaco, puede servir para conocer sobre materiales y sus potencialidades en la construcción, pero también para hablar sobre el reciclaje, qué se recicla y cómo y por qué es necesario.

Se pueden aprender muchas más cosas que matemáticas con ese legendario instrumento, como a trabajar la madera (si la escuela no tiene un ábaco, puede construirlo con sus estudiantes), se pueden estudiar los tipos de ábacos, su historia, funcionamiento, semejanzas y diferencias. Se puede investigar sobre el ábaco de Napier y los aportes a las matemáticas de su autor.

¿Y cómo no relacionarlo con las nuevas tecnologías, ubicando aplicaciones que se basan en su uso, o que replican su lógica? En este caso, se pueden utilizar algunas de ellas en clase, y ver su eficacia, comparando su uso con el ábaco en físico, y para los cursos más avanzados, se puede sugerir a sus estudiantes que comparen diversas aplicaciones para que evalúen su potencial en los procesos de aprendizaje.

El potencial del ábaco como “excusa”, supera su uso en los primeros años de educación primaria.

La imagen del ábaco, también ha servido para otro tipo de enseñanza, la asociada con la convivencia y el reconocimiento del otro.

Uno de los ejemplos que me gusta más, es el de la escena de Escritores de la Libertad (Freedom Writers) en la que la profesora, usa como estrategia “visualizar cantidad”, en una forma físicamente muy parecida al ábaco, para que sus estudiantes se reconozcan, unos en la realidad de los otros. ¿Conocen esa escena? ¿Vieron esa película?

Bueno, aquí les dejo el fragmento de la película al que me refiero. Aunque, le falta la escena previa, que justifica el ejercicio, y la a traducción no es una maravilla, para lo que quiero ilustrar, funciona.

 

Y a ti, ¿te parece útil o interesante explorar la potencialidad del ábaco? ¿qué actividades o estrategias se te ocurren?

Una acotación final, al margen, del tema del post: Si no han visto Escritores de la Libertad, les sugiero que la vean y que investiguen sobre ella, porque es la reseña de un caso real. Como película, además del tema central, toca muchos temas relacionados con el funcionamiento del sistema educativo, con muy buena perspectiva e información, y con situaciones que permiten su uso para formación.

Es una película que, con frecuencia la uso en mis clases para fomentar reflexión y debate sobre diversos temas, incluyendo los relacionados con la gestión escolar y el cambio organizacional.

Ah, en este enlace, pueden encontrar información de la Fundación creada a raíz de esa experiencia.

 

Imagino que todos saben ¿qué es el INEE?

(Si no lo sabes, INEE son las siglas del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación de México que fue creado en el 2002 como una dependencia descentralizada de la Secretaría de Educación Pública de ese país, pero que, desde el 2013 funciona como un organismo autónomo, que tiene personalidad jurídica y patrimonio propio. Si quieres conocer más del INEE, puedes hacerlo desde el enlace que está arriba).

Lo pregunto, porque quería comentarles que hoy me tropecé con información sobre el estudio:

título del informe del INEE

y creo que puede ser de interés de muchos.

El estudio forma parte de un proceso de evaluación de todo el modelo cuyos resultados, de acuerdo a la información suministrada por el INEE, serán presentados próximamente.

Si les llama la atención o les interesa, pueden leer el informe, bajándolo de aquí.

En su introducción, como en toda introducción que se respete, los autores explican el propósito y alcance del estudio, así como sus características. (Tiene sólo 5 páginas, no dejen de leerla).

Sin embargo, como la idea es comentarles que existe y poner su alcance, esta información y no es leerles el informe, sólo me remitiré a comentar un par de cosas.

En su primer párrafo dice: “Después de diez años de que fuera decretada, en el año 2008, la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS), es importante hacer un balance que permita conocer los avances obtenidos con relación a las metas propuestas y las dificultades que se han enfrentado“.

¡La reforma comenzó hace 10 años!

Ya sé que más de uno se preguntará:

– “ajá y ¿qué tiene de relevante ese dato?”

Pues que hay mucha gente que aún no entiende que las políticas educativas, especialmente las curriculares, son políticas de largo plazo, por lo que, aunque sean flexibles y puedan incorporar aprendizajes y mejoras a lo largo de su instrumentación, no tiene sentido estarlas cambiando cada vez que cambia un ministro, y mucho menos sin evaluarlas a fondo. Por cierto, la evaluación que debe tener una dimensión permanente, para ajustar su diseño específico e instrumentación cuando se requiera, y otra de aplicación periódica, para ver resultados e impactos en la población y en la sociedad y poder hacer reformas o ajustes mayores.

Por otra parte, este informe corresponde a la evaluación de su instrumentación específicamente en los bachilleratos rurales (que, en México, son 3: el Telebachillerato Estatal (TBE), el sistema de Educación Media Superior a Distancia (EMSAD) y el Telebachillerato Comunitario (TBC)), por lo que, aunque también suene a Perogrullo, la evaluación es un proceso complejo en el que se debe considerar e incorporar, la diversidad de los tipos de modelos y políticas educativas a evaluar.

Un tercer comentario es que, cuando se decreta la obligatoriedad de un nivel de educación, el Estado está obligado a crear las condiciones para que las personas puedan formarse. Es por ello que, una consecuencia del decreto de obligatoriedad del bachillerato, promulgado en México en el 2012, fue la creación del Telebachillerato Estatal, en el 2013, para ampliar el acceso de la población con mayores dificultades, porque reside en poblados pequeños que no cuentan con escuelas medias cerca.

Solo así, -con todas las limitaciones que tiene el Telebachillerato, que son reseñadas en la investigación-, una política de extensión de la obligatoriedad, tiene posibilidades de tener reales consecuencias en la formación de las personas. No se puede hacer como aquí, en Venezuela, que se extendió la obligatoriedad en 1999 con la promulgación de la Constitución, pero no se ha desarrollado una política de ampliación del acceso, que comience por acercar la educación a la población.

Bueno, para los que no puedan leer completo el informe en este momento, pueden ir directo a las conclusiones que están entre las páginas 157 y 167 y no perderse las recomendaciones que arrancan en la página 169.

También pueden ver el siguiente video, que recoge la transmisión en vivo que el @INEEmx hizo ayer, en el que Carlota Guzmán (*) presenta el informe y Sylvia Schmelkes hace los comentarios.

El video tiene casi dos horas de transmisión.

¡Que lo disfruten y aprovechen!

(*) No encontré su usuario en twitter, si alguien lo conoce, le agradezco que me lo diga.

Desde que twitter inventó los “hilos”, estaba pensando que sería más atractivo publicar, algunas cosas, en ese formato que escribir una publicación en un blog. Sin embargo, a pesar de tener la ventaja de que los interlocutores pueden reaccionar, opinar y discutir, fragmentos específicos del hilo, estoy descubriendo, como limitación, que pierde “unidad” a la hora de compartir.

Así que, aquí les dejo “En busca del #InquilinoInterior” -bueno, tenía que ponerle un título-, un hilo que acabo de publicar en Twitter. Termina con una encuesta que me gustaría que respondieran.

Ojeando el Actitud 2.0, de esta mañana, me tropecé con esta simpática imagen de @educacion2 citando a @educacion3_0

Se podría titular: ¡2 generaciones empeñadas en aportar contenido a la educación! Jajajaja sugiero seguir ambas cuentas.

Revisé el listado de cortos, para ver si alguno serviría para desarrollar al “inquilino interior”, específicamente en los valores a los que hace referencia #Quino en el fragmento de caricatura que compartí ayer, ¿lo recuerdan?

Pero por las descripciones, ninguno serviría para ello.

Entre los temas más reiterados en este listado de cortos, gana la aceptación de las diferencias. Aquí les dejo el listado, por si les resulta útil. Y si conocen algun corto, o película, que ayude a encontrar al “inquilino interior”, avisen.

Escribiendo se me ocurrió hacer esta encuesta: ¿Tiene Usted “inquilino interior? (Obviamente, me refiero al que se describe en la caricatura de #Quino)

Aquí les dejo el enlace al tuit desde el que la pueden responder:

En busca del #InquilinoInterior

Así arrancaron las respuestas: