Archivos de la categoría ‘Calidad de la Educación’

Revisando el material de #México sobre la incorporación del Pensamiento computacional en la educación básica -sobre lo que les comentaré en la próxima publicación-, me encontré con este detalle: el calendario escolar de ese país para el año 2017-2018

Si bien los mexicanos ya comenzaron clases, porque los cursos arrancaron el 21 de agosto, me llamó la atención que la publicación del calendario en la web gubernamental, se hizo el 7 de julio, más de mes antes del inicio de clases. 

Bueno, pero un poco más de un mes y casi cerrando el año escolar previo, se pudiera decir que no tiene mucho sentido porque no le da tiempo, a las escuelas y a los maestros, para ajustar su planificación antes del inicio del año escolar en cuestión.

Sin embargo, aunque la publicación en ese portal es del 7 de julio, la publicación en el equivalente a la Gaceta Oficial de México, fue el 25 de mayo, 56 días antes del inicio de clases y con más de un mes de margen para los ajustes, antes de terminar el año escolar previo.

(Nótese también el detalle de que en México, el calendario escolar, no es una colección de efemérides y es norma al publicarse en el equivalente a la Gaceta Oficial.

Aquí, en #Venezuela, a esta altura, sabemos que las clases de educación inicial y primaria comienzan el próximo lunes 18 de septiembre, y, en términos de detalles, lo que sabemos, es lo recogido en una nota de prensa del ministerio: 

“El ministro del Poder Popular para la Educación Elías Jaua Milano, recordó que el inicio de clases para la Educación Inicial y primaria será el 18 de septiembre, mientras que para Educación Media es el lunes 2 de octubre.

Las elecciones regionales se celebrarán el domingo 15 de Octubre, los planteles que son centros electorales serán entregados 4 ó 5 días antes de los comicios, por lo tanto, las actividades escolares estarán suspendidas durante ese período.”

4 ó 5 días, en lugar de los dos que son más que suficientes para unas elecciones, y con esa precisión, está bien para un ministerio que parece no comprender lo que significa que, en educación cada día cuenta y que la planificación a tiempo, así como la información oportuna, deben ser norma para garantizar, de verdad, educación de calidad. 

Aquí tienes el enlace, donde puedes ver los detalles del calendario escolar mexicano: Conoce el inicio de cursos, periodos vacacionales, suspensión de labores y más información relacionada al calendario escolar 2017 – 2018

Y si quieres leer el texto original del acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación (así se llama la Gaceta Oficial en México), aquí lo tienes DOF: 25/05/2017

Anuncios

Como comentaba en mi primer post del VII Encuentro Internacional Educared 2012-2013, revisando los materiales del blog, descubrí algunas cosas que se me quedaron en el tintero.

La primera: Cultura Digital

Hace poco más de un año, tuve la oportunidad de escuchar a Dolors Reig, Juan Freire y Mario Tascón en la Mesa Cultura Digital, moderada por Tiscar Lara en el VI Encuentro Internacional Educared 2011, organizado por la Fundación Telefónica.

Fue una mesa muy interesante, llena de ideas tentadoras, algunas que apenas se asomaron, varias que quedaron reverberando.

“Pasar de consumidores a productores” como un potencial y una demanda a la vez, de la lógica de relación con el conocimiento que debe imperar en una sociedad permeada por la cultura digital, es una de esas ideas tentadoras.

La “diversidad” como elemento esencial a la naturaleza del ser humano y de las sociedades, que se resalta y se potencia en esa lógica que permite la cultura digital, es otra de esas ideas que nos invita a la reflexión. De hecho, en la mesa se planteó la diversidad, por una parte, como una cualidad y por la otra, como una potencialidad. Cualidad necesariamente mediada por una actitud que se precisó como “ausencia de prejuicios” y que es la que permite a las personas “unirse en proyectos sin importar las ideologías“. Una visión muy romántica del potencial de la cultura digital para repensar y replantear las relaciones en el mundo, en un mundo, obviamente, “más parecido a internet“, desde la óptica de los expositores.

La “diversidad” como potencialidad, estaba referida a la posibilidad de “organizarse en comunidades y redes” y potenciar la inteligencia distribuida en la red. Potencialidad a la que apostamos a la hora de mejorar la calidad de la educación a partir de la construcción de comunidades de aprendizaje.

Una tercera idea tentadora fue la inmersión. Sí, la mejor forma de comprender y desarrollar competencias asociadas a esta cultura digital, es la inmersión. En palabras de uno de los ponentes de la mesa “hay que hacer una labor de inmersión y conocerla desde dentro“, sin miedo y de forma crítica, pero desde dentro. Esta idea que parece trivial, no lo es para mucha gente que se para en la acera de enfrente cuando se encuentra con algo que no conoce.

Esta idea, está muy relacionada con otra de esas ideas tentadoras planteadas en la mesa: “La tecnología está en beta permanente y tú tienes que estar también en beta permanente“. Una idea construida con una imagen de transitoriedad que nos invita a entender que la vida, como la tecnología, está en un proceso de transformación permanente; nosotros, como manifestación de vida, también lo estamos, tenemos atributos estables en nuestra configuración de personalidad, en las competencias que desarrollamos, en el conocimiento que construimos, pero se trata de configuraciones que están en beta, que son transitorias porque estamos trabajando permanentemente para mejorarlas, para cambiarlas, para transformarlas, seamos conscientes o no de ello. Claro, cuanto más conscientes estemos, mejor el proceso.

Cierro estas notas tardías, con tres videos que tomé a una de las ponentes de la mesa, Dolors Reig, que fue la que más me impactó por la sencillez y profundidad de sus planteamientos. (El contexto o la pregunta a partir de la que Dolors inició la reflexión en cada video, está en la descripción que, de cada uno, coloqué en youtube)

Cultura digital

(…)

Nuevas formas de socializar

(…)

Me hace mejor persona